Etiquetas

, ,

Según Walter Benjamin, cuando reproducimos un trabajo artístico, éste pierde el aura cuta que previamente lo elevaba como una sagrada reliquia.

Bien pues, cuando nos ponemos a pensar hoy en día en cosas únicas: zapatos un bolso, una camiseta de un diseñador italiano, un grabado de la primera tirada reproducida, un fresco de una iglesia, hasta un reloj…

¿Cuál es el significado que le damos a que sea único en el mundo?

En mi opinión le da elitismo, poder, y porqué no, hasta cierto nivel adquisitivo a la persona que lo posee (no todo el mundo se puede permitir un Rolex hecho exclusivamente para él)
Podemos creer que estamos hablando
¿La desvirtuamos?de cosas muy materiales así que pasemos a habar de arte: más en concreto, de la pintura.
Cuando hacemos una reproducción de una obra de arte…

Yo creo que si. Cuando estamos ante una obra como “La Gioconda”, no podemos pretender que esa pintura nos inspire lo mismo siendo una reproducción que lo que nos produce la original.

Cuando Leonardo Da Vinci pintó “La Gioconda”, la pintón en varios años y para un determinado espacio, situación… Por lo que, si nosotros vemos la fotografía de ese cuadro jamás podremos tener la misma percepción de esa obra de arte. Los colores, la iluminación, el tamaño…

Reproducibilidad en las obras de arte: ¿Si o no?

Nunca podrá tener el mismo significado que el original, porque como ya comentamos en las clases anteriores, la pintura es un código manual, abstracto, nunca se puede reproducir exactamente como el original.
Ya sólo el hecho del relieve del óleo en el lienzo, aunque
fuese hecho en óleo con el mismo tamaño, nunca será en una reproducción igual.

¿Y si hablamos de fotografía?

Aquí la reproducibilidad es mucho más fiable, sobre todo hoy en día con la era digital, ¿Y por qué?
Porque es un método de reproducción mecánico. Antaño, cuando las cámaras eran analógicas y aún se hacían duplicados y ampliaciones en laboratorios artesanales, cada copia de es fotografía era única, aunque el negativo fuese siempre el mismo, la variación de tamaño, luz, enfoque y hasta químicos hacía que se hiciera muy complicado hacer dos réplicas iguales.

Aun así, el hecho de discutir si una obra por ser reproducida su valor cambia, tenemos que entenderlo en el sentido de que una obra se revaloriza por el tiempo que lleva hecha, por la transcendencia que tuvo en su época y sobre todo, por el autor. El renombre que tiene un artista hacia su obra, jamás lo tendrá un artista que la reproduzca, por muy fidedigna que sea a la original.

Por lo que podríamos decir que el tema de la reproducibilidad es un tema que podríamos ver de diferentes puntos de vista, y pese a poder ser peor o mejor reproducidos, considero que la “marca de autor”, la identidad de quién hizo la obra, es lo que la revaloriza.

Nuria Atanes Bouzón